Jack el Caza Gigantes





Sin duda alguna, lo de hoy en día para entrar en el gusto de los nuevos amantes del cine y el ocio, es el retomar viejos cuentos de niños, lo cual supuestamente te generará un éxito en taquillas, te hará tener gente ansiosa por ir al cine, comer unas buenas palomitas, estar al lado de tu pareja y divertirte con el filme que estarás viendo. Situación que definitivamente buscó lograr Bryan Singer con su adaptación de Jack y las habichuelas mágicas, cosa que definitivamente no logró al tener un elenco que muy poco le ayudó a tener un éxito, aunque en gran medida gracias al mismo director que le dio muy poca oportunidad al elenco de destacar.

Principalmente todo gira en torno al Joven Jack, quien es interpretado por el muy solicitado Nicolas Hoult, quien, de manera involuntaria logra abrir un puente entre el mundo normal, en donde la gente es común y corriente, y entre el mundo de los míticos gigantes, de quienes los aldeanos no tenían la más mínima idea de que los mitos sobre ellos fueran reales. Sin embargo, no todo es tratar de derrumbar esa puerta que Jack abrió, sino que también entra en conflicto su amor por la joven y bella princesa Isabelle, interpretada por Eleanor Tomlinson, quien fue tomada por los gigantes. Sin duda una historia a la que bien se le pudo haber sacado el máximo jugo posible, pero la realidad, la cruda realidad fue otra y es que el personaje de Jack fue más ridiculizado de lo debido, pintándolo como un joven enclenque al cual no se le podía confiar nada y vaya que lo demostró, además podemos decir que la historia no nos ofreció nada nuevo que en el cine no se haya mostrado ya: El típico plebeyo que se enamora de una persona de la realeza y al final logra su sueño viviendo feliz por siempre con su amada.

Sinceramente pudieron haber hecho algo más con esta historia, no todas las readaptaciones son malas, tal es el caso de Oz, una película que aparte de mantenerte atento en más de una ocasión logró sacarte sonrisas, definitivamente ir al cine a verla no es algo que recordarás por mucho tiempo, si acaso por el mal gusto y las grandes expectativas creadas de lo que pudo ser un gran éxito en la pantalla grande.

 

Comentar